La honestidad mejora nuestro posicionamiento en buscadores

Contenidos web

El marketing de contenidos ha venido para quedarse; al menos durante una buena temporada. No solo mejora el posicionamiento en buscadores de nuestras páginas webs, sino que también afianza a nuestros seguidores, y despierta el interés en las nuevas visitas.

Pero, cómo logramos que nuestros textos cumplan esa triple función. Cómo se escribe, cómo se redacta. Qué temas son los de mayor interés.

Siempre desde nuestra experiencia en el diseño y mantenimiento de páginas webs, el marketing de contenidos es una de las acciones más importantes que se pueden implementar dentro de nuestras estrategias de comunicación. Es ideal, nos permite establecer una comunicación directa con nuestros potenciales clientes, con la audiencia que nos sigue. Más allá de la conversión en venta, conseguir que alguien se lea una de nuestras entradas mejorará nuestro branding, aumentará la duración media de la sesión y disminuirá el porcentaje de rebote desde nuestro site.

Varios son los factores que tenemos que trabajar si queremos lograr llevar a buen puerto todos nuestros esfuerzos. Aunque existen pequeños truquitos técnicos, es conveniente centrarnos en lo fundamental:

  • La honestidad. Uno de los elementos determinantes cuando elaboramos contenidos para nuestra página web. Siempre, debemos transmitir informaciones basadas en informaciones reales, verídicas, contrastables. Incluso, dentro de la comunicación corporativa, vender humo es una mala opción. Nuestra audiencia es inteligente. No debemos contar lo que queremos sino lo que es. Lo contrario hará que el visitante abandone la lectura y decida no volver más. Incluso cuando nuestras informaciones no son favorables, intentar maquillarlas no hará otra cosa que empeorarlo todo. Si bien es cierto que numerosas teorías de la comunicación aconsejan echar mano de filtros, o de un spin doctor que acomode nuestros mensajes a nuestros intereses, la práctica aconseja ir con la verdad por delante, asumir errores –si los hubiere- y no tratar de justificar lo injustificable.
  • La calidad del contenido. Nuestras entradas siempre tienen que aportar, datos, informaciones o conocimiento. Escribir perogrulladas no nos llevará por buen camino. Una buena costumbre es pensar en aquellos sitios que solemos visitar de manera asidua, el tipo de contenido que nos ofrecen y lo que esperamos ver en ellos.
  • La originalidad. Otro aspecto básico. El clásico copy + paste no es del agrado de los buscadores habituales, ni tampoco de la gente informada. Hacer perder el tiempo a nuestra audiencia es una muy mala idea. Tenemos que procurar trabajar cada entrada, documentándonos, reflexionando y aportando consejos y valoraciones de nuestra propia experiencia.
  • Trabajo. Sin duda, los resultados vendrán siempre acompañados de un trabajo previo. Mantenernos fieles a un calendario de publicaciones y observar una metodología válida, que nos ayude a la construcción de entradas con una base suficientemente solvente nos asegurará post de calidad, atractivos para nuestros seguidores.
  • Tendencias. Contar lo que ya se contó degradará nuestra imagen. Las innovaciones que de manera constante se suceden en la industria, la política, la sociedad, la cultura, etc. se aceleran vertiginosamente en el mundo del marketing. Además, la globalización obliga a atender tendencias que surgen en distintos puntos del planeta y que más pronto que tarde llegarán hasta nosotros. Tenemos que anticiparnos a esas explosiones de creatividad, a las acciones más vanguardistas, diseñando e interpretando esos nuevos modelos. No cuentes lo que todo el mundo conoce.
  • Estilo. La forma de redactar también determinará el seguimiento de nuestro site. Una narración fluida y directa facilitará la lectura. Las estructuras bien orquestadas nos permitirán trasladar adecuadamente los mensajes y que el lector asuma de manera natural los conceptos que incluimos. Aunque estilos hay muchos, el posicionamiento en buscadores agradece las formas sencillas, gramaticalmente correctas, que dejen claro cuál es el tema principal y eviten construcciones excesivamente barrocas.
  • Truquillos. Por último, todo aquello que nos ayude a resaltar los mensajes clave nos dará puntos. Así, las negritas, las cursivas, los subrayados o los signos de exclamación resaltarán nuestras metas, orientando el significado de nuestro post. Pero, siempre con mesura. El uso indiscriminado –y descarado- de estos elementos podrá penalizarnos más que favorecernos.